Inicio > La Palestra local > Crece el detrimento en las obras del estadio Plazas Alcid de Neiva

Crece el detrimento en las obras del estadio Plazas Alcid de Neiva

Los recursos que alcanzaron a ejecutarse en el contrato de obra 1758 de 2014 de la famosa remodelación del estadio de Neiva, empiezan a perderse en algunas zonas que fueron entregadas al municipio y que actualmente se deterioran por falta de mantenimiento y por la ausencia del tejado en la cubierta de la tribuna occidental.

Aunque la Contraloría General de la República en septiembre de este año manifestó en el informe del proceso ordinario de responsabilidad fiscal que adelanta, que el detrimento del estadio de Neiva ascendía a la totalidad de los recursos destinados ($28.848’016.731) por no estar en funcionamiento el escenario deportivo; actualmente algunas obras ya entregadas por el contratista, presentan un grave deterioro.

Al no existir tejado en la cubierta de la tribuna occidental y con la ola invernal que vive la ciudad, los pasillos del sótano, pero sobre todo: los camerinos principales, camerinos auxiliares, baños y áreas húmedas, construidos en las zonas 2 y 3 del estadio en el referenciado contrato, presentan inundaciones; que sumado al polvo, al paso del tiempo y a otras afectaciones al parecer malintencionadas, se constituirían en un detrimento patrimonial, sin que a la fecha exista un pronunciamiento o en su defecto, se haga el respectivo mantenimiento de estas áreas. De acuerdo a las averiguaciones hechas, la responsabilidad recaería sobre el Municipio de Neiva.

¿Qué obras se entregaron?
En febrero de 2016 en la Dirección de Infraestructura de Neiva, Miguel Alejandro Lozano, quien actuaba como contratista en representación del Consorcio Estadio 2014 (obra pública 1758 de 2014); Luis Alfonso Trujillo, representante de la Interventoría Estadio 2014; Juan Carlos Patarroyo, presidente del Club Atlético Huila; Gerardo Alberto González Charry, Supervisor de la interventoría y María Del Pilar Trujillo Ruiz, Directora de Infraestructura del Municipio de Neiva; suscribieron un acta de entrega parcial de la tribuna occidental y del campo de fútbol, para que Atlético Huila pudiera actuar en la Liga del fútbol profesional colombiano como local durante el primer semestre de 2016.

El 14 de julio de 2016 se reúnieron: Miguel Alejandro Lozano (Rep. Contratista), Luis Alfonso Trujillo (Rep. Interventoría), Juan Carlos Patarroyo (Presidente Atlético Huila), Carlos Barrero (Gerente Atlético Huila), Armando Albarracín Palomino (Supervisor Interventoría) y María del Pilar Trujillo Ruiz (Directora de Infraestructura del Municipio de Neiva), quienes suscribieron una segunda acta de entrega y uso parcial de la gradería occidental, de la grama del campo de fútbol y de otras zonas correspondientes al contrato de obra 1758 de 2014.

Una vez contemplada la posibilidad que el Atlético Huila jugara los partidos de local en el estadio Guillermo Plazas Alcid, el contratista hizo entrega del uso de la grama, de los camerinos principales y de una parte de la tribuna occidental, autorizándose el uso de los mismos únicamente para los partidos que asumiría el Atlético Huila en condición de local. En dicha acta se hace claridad que el mantenimiento de la grama durante el mes de agosto de 2016 iba a ser asumido por el Consorcio Estadio y que los dos meses siguientes (septiembre y octubre) de 2016 serían financiados por el Club Atlético Huila. En el mismo documento se determina que el mantenimiento de la tribuna occidental demarcada para el ingreso de espectadores, después de su uso, el mantenimiento de los camerinos y del campo de juego, estarían a cargo del Club Atlético Huila por el término que durara la Liga Aguila II de 2016. —Algo que no ocurrió al pie de la letra—

El 19 de agosto de 2016 ocurre el accidente que deja cuatro víctimas mortales y la obra es cerrada por el Ministerio del Trabajo y por la Policía Judicial mientras se adelantan las investigaciones pertinentes. Hasta ese día, las zonas que habían sido entregadas de forma parcial eran responsabilidad del Club deportivo. Desde aquel trágico día y hasta la fecha, dichas obras no volvieron a recibir ningún tipo de atención y al estar expuestas a factores climáticos, empezaron a deteriorarse y de los compromisos de mantenimiento adquiridos en el acta, no se volvió a hablar.

¿De quién es la responsabilidad del mantenimiento?
De acuerdo al acta suscrita el 14 de julio de 2016, la obligación del mantenimiento de las zonas hoy deterioradas, serían de Atlético Huila; pero según los directivos del Club, el mantenimiento debe hacerlo el contratista, ya que actualmente la institución deportiva cuenta con otra acta donde solo se responsabilizan de una zona para prensa, camerinos viejos, tribunas oriental y norte y el campo de juego. Refiriéndose al documento suscrito en febrero de 2017 donde intervienen por parte del municipio: Bladimir Salazar Arévalo, Alfredo Vargas Ortiz, Fernando Mauricio Iglesias y Liliana María Ocampo y por el Club Atlético Huila firma Carlos Barrero Rubio, gerente general.

Por otro lado, según misiva enviada por el contratista a la Alcaldía de Neiva el 02 de noviembre de 2016, la firma constructora advierte que al no haberse instalado la teja de la cubierta podría generarse un detrimento patrimonial sobre las adecuaciones adelantadas, a causa del invierno, recordando que el contrato para aquella época (hace un año) estaba suspendido por parte de la administración municipal (aún lo está) por causas ajenas al contratista, considerando que no había recibido comunicación de incumplimiento por parte de la interventoría y agregando que el 10 de octubre de 2016 el Ministerio de Trabajo autorizó el reinicio total de las labores del contrato 1758 de 2014 y para la misma fecha la Fiscalía ya había entregado la custodia del escenario deportivo al municipio de Neiva.

Para el contratista, desde el mimo momento en que el municipio recibe en dos actas parciales algunas zonas de la obra, estas quedaron bajo responsabilidad de la administración municipal puesto que al momento del accidente, las zonas estaban provisionalmente a cargo del Club Atlético Huila con el visto bueno de la Alcaldía de Neiva y desde ahí, ha sido el municipio el que ha tenido el control de la obra con la suspensión del contrato.

Advertencia de Coldeportes
En documento enviado al alcalde Rodrigo Lara Sánchez por parte de Sofía Cinturia Yepes, supervisora del convenio 758 de 2013 entre Coldeportes y el Municipio de Neiva, solicita respuesta a la administración municipal sobre la petición de implementar soluciones para evitar posibles deterioros de las zonas intervenidas con los recursos del convenio (camerinos, edificación nueva y sótanos) debido al impacto causado por las aguas lluvias, que por falta de instalación de la teja de cubierta, esta ha causado daños que de no mitigarlos se pueden convertir en detrimento patrimonial. En la misma, solicita tener especial cuidado con la grama natural del campo de juego, ya que esta también fue financiada con recursos del convenio.

¿Y la administración municipal?
Mientras el invierno deteriora lo alcanzado en la remodelación del estadio, la administración municipal no dice ‘ni fú, ni fa’ sobre la responsabilidad del mantenimiento y del daño causado por las inundaciones. ¡Claro! Lo atinente al estadio ya no es su menester, pues ahora le compete a Héctor Olimpo Espinosa, Viceministro de Relaciones Políticas quien fue nombrado recientemente alcalde ad-hoc de Neiva para los temas relacionados con el estadio.

Por ahora, la Procuraduría deberá tomar atenta nota a estas actuaciones y la Contraloría tendrá que considerar estas advertencias dentro del proceso de responsabilidad fiscal que cursa, pues alguien tendrá que pagar por el deterioro de las obras que ya se cancelaron al contratista y que según este y basados en documentos existentes, fueron recibidas por el municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *